Smart Building Heritage Salvando el Patrimonio

Smart Building Heritage Salvando el Patrimonio
Share to Facebook Share to Twitter Share to Google Plus

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El papel de las nuevas tecnologías en la conservación y valorización del patrimonio cultural

 

  •  Una de las iniciativas más innovadoras del momento es el proyecto europeo SHBuildings.
  •  Las nuevas tecnologías crean un tejido inteligente que envuelve todo el edificio para preservar su autenticidad.
  •  Las instituciones culturales han ido añadiendo recursos y contenidos digitales para expandir y enriquecer el bagaje cultural.

 

Irina GrevtsovaPor Irina Grevtsova

Licenciada en Arquitectura por la Universidad de Arquitectura de Moscú, se especializó en estudios sobre el patrimonio en el Máster en Gestión del Patrimonio Cultural (Universidad de Barcelona). Actualmente forma parte del grupo de investigación DHIGECS (Didáctica de la historia, la geografía y otras ciencias sociales) de la UB. Sus líneas de investigación se centran en los estudios del patrimonio cultural, museos y el uso de las nuevas tecnologías. Es bloggera. (Digital Heritage: www.irinagrevtsova.com )

 

El concepto Smart aplicado a la arquitectura, a los edificios residenciales, a las oficinas, o a los centros comerciales, etc. está incorporando constantemente nuevos campos de aplicación. Uno de ellos es el de los edificios históricos y conjuntos monumentales que se encuentran al aire libre y representan gran parte del patrimonio de la humanidad. A diferencia de los edificios modernos, son construcciones que tienen una bibliografía más larga y compleja. Algunos de estos edificios históricos, a lo largo del tiempo han sobrevivido a guerras, destrucciones, desastres y catástrofes, y hoy en día representan un importante ‘archivo histórico’. Además, la mayoría de ellos han perdido sus formas arquitectónicas originales, en muchos casos no cumplen la misma función inicial y tienen un significado simbólico diferente. En este sentido, la aplicación de las solucionas tecnológicas, llamadas Smart, son necesarias para su gestión y monitorización eficientes y también para el diseño de estrategias que permitan el diálogo entre el usuario y el patrimonio cultural, y traspasar su valor a generaciones futuras. 

 

Nacimiento del Patrimonio digital

Las últimas décadas han marcado un cambio radical en la vida de los monumentos históricos. Este corto periodo de tiempo se distingue por los procesos de introducción activa de nuevas tecnologías y el uso de nuevos métodos de registro, transmisión y conservación de la información acerca de objetos, monumentos y lugares culturales. La situación actual de la sociedad digital ha requerido la atención y el análisis de los procesos corrientes, por parte de los expertos del campo de la cultura y del patrimonio. Su preocupación ha sido  reflejada en la aprobación y la publicación de una serie de documentos oficiales. Así, en el año 2003, la UNESCO introdujo la definición del Digital heritage (patrimonio digital)  que consiste en “recursos únicos que son fruto del saber o la expresión de los seres humanos, que son de carácter cultural, educativo, científico o administrativo e información técnica, jurídica, médica y de otras clases, y se generan directamente en formato digital o se convierten a éste a partir de material analógico ya existente”. 

Posteriormente ha sido introducido otro término, llamado Digital surrogate (sustituto digital) (Parry 2007), que, a diferencia del patrimonio “de origen digital” definido por la UNESCO, engloba todos los recursos, que son las copias capturadas de objetos originales o existentes con fines de conservación, de representación o de investigación. Las imágenes capturadas, los objetos 3D escaneados, o los vídeos digitales, son algunos de los ejemplos de este tipo de patrimonio digital. Su análisis tiene un interés especial porque es el campo donde se están creando las propuestas más innovadoras, que abren oportunidades para solucionar tareas más complejas a las que tradicionalmente se ha enfrentado la investigación histórica. 

Si continuamos analizando el campo emergente del patrimonio digital, nos encontramos con el hecho de que no todas las herramientas y recursos están creados con el mismo objetivo y cumplen la misma función. Según Parry (2010) podemos diferenciar tres grandes categorías o grupos dentro del patrimonio digital:

  • El primer  grupo se puede definir como el patrimonio cultural que está digitalizado, es decir, todos aquellos monumentos y sitios patrimoniales que han sido objeto de digitalización mediante el uso de diferentes técnicas digitales. Estas técnicas se  utilizan ampliamente en el campo del patrimonio arquitectónico y monumental . 
  • El segundo grupo engloba todas las expresiones y recreaciones virtuales del patrimonio perdido que han sido recreadas y reconstruidas . 
  • El último grupo contiene todos los recursos que se han creado  con el fin de difundir, comunicar e interpretar los valores del patrimonio cultural. Aquí nos referimos al uso de los distintos soportes (estáticos, portátiles y digitales) y recursos interactivos digitales, desde las proyecciones de gran escala, como video mapping, hasta todos los recursos online, como las redes sociales, blog, wiki, etc. 

También debe tenerse en cuenta que la tecnología puede desempeñar otras funciones y abrir nuevas líneas y oportunidades en el sector de los museos y el patrimonio. Este hecho ha sido reflejado en el último Congreso Internacional Digital Heritage celebrado en Marsella (2013), en el que fueron especificadas seis líneas temáticas en las que las nuevas tecnologías aplicadas al patrimonio pueden tener un largo recorrido en el futuro: Digitalización; Visualización e Interacción; Análisis e Interpretación; Políticas y Normas; Preservación; Teoría, Metodologías y Aplicaciones de Patrimonio Digital. 

Con todo lo anteriormente citado, resulta evidente que el uso de las nuevas tecnologías está creciendo y su capacidad de influencia se está expandiendo en el campo del patrimonio cultural. Ahora bien, alejándonos de las cuestiones teóricas, vamos a tratar de observar la situación actual con los ojos de los usuarios, los visitantes y viajeros que quieren conocer la cultura y el pasado acercándose al patrimonio histórico. Desde esta perspectiva sería interesante reflexionar sobre: ¿De qué avances tecnológicos disponemos actualmente para garantizar la conservación de los edificios históricos? ¿Cómo cambian las nuevas tecnologías nuestra experiencia y las formas de cómo conocemos, descubrimos e interpretamos nuestro pasado? A continuación veremos algunas de las principales tendencias.

 

01GESTIÓN EFICAZ E INTELIGENTE DEL MONUMENTO

Los edificios históricos y los conjuntos monumentales situados al aire libre están en permanente contacto con el medio ambiente y, por lo tanto, son elementos patrimoniales más vulnerables y susceptibles a los efectos adversos de las condiciones climáticas. En el contexto occidental, se trata especialmente de edificios antiguos, como iglesias románicas y otros monumentos que, por sus características, requieren la atención especial por parte de los profesionales. El uso de las tecnologías puede ayudar a reducir el riesgo de destrucción de edificios históricos a través de una gestión que se adapte a sus necesidades y características. A su vez, puede mejorar las condiciones de conservación, anticipándose a los posibles daños y defectos que pueden debilitar la estructura. En este sentido, hasta cierto punto, la tecnología se hace responsable de la aplicación, de la monitorización del estado del edificio y de su uso adecuado.

Una de las iniciativas innovadoras en este ámbito es el proyecto europeo SHBuildings (Smart Heritage Buildings) coordinado por la Fundación Santa María la Real, en el que participan otras empresas, entidades y administraciones de España, Francia y Portugal. El proyecto, basado en el Sistema de Monitorización del Patrimonio (MHS), propone el uso de la tecnología para la conservación y el mantenimiento preventivo del patrimonio cultural. El proyecto está destinado a implementar distintos tipos de tecnología para diagnosticar el estado de la estructura, realizar una gestión integral y asegurar el óptimo mantenimiento de los edificios históricos.  Mediante pequeños aparatos, sensores y dispositivos inteligentes, que se instalan en determinados puntos de los edificios, se pueden registrar, controlar y analizar los datos del estado de la estructura in situ con el fin de detectar y prever los posibles riesgos que puede sufrir el monumento. Los tres edificios de la intervención piloto del proyecto han sido la catedral de Palencia, el Museo Vasco y de la Historia de Bayona, en Francia, y la iglesia de San Pedro de Roriz, en Portugal . A diferencia de otros sistemas de monitorización al uso, el sistema MHS realiza el control y análisis online en tiempo real, lo que permite reaccionar de forma inmediata evitando problemas o situaciones de riesgo. En este caso, las nuevas tecnologías crean un tejido inteligente que envuelve todo el edificio, sensible a sus cambios de estado, para preservar su autenticidad.

Copia digital del Castillo de Chichen Itza, Mexico. fuente: http://www.cyark.org/
Copia digital del Castillo de Chichen Itza, Mexico. fuente: http://www.cyark.org/

 

02DESBLOQUEANDO EL ACCESO AL CONOCIMIENTO

Internet es una excelente herramienta que nos permite explicar acerca del patrimonio cultural a todo el mundo. Además, es un lugar donde se encuentra una gran comunidad online viva y dinámica que comparte su propia cultura, puede hablar y puede ser escuchada. 

Gran parte de museos, archivos históricos, bibliotecas, organizaciones e instituciones culturales ya han digitalizado sus tesoros y han proporcionado acceso a las imágenes, en dos y tres dimensiones, de libros, pinturas, artefactos, objetos y vistas de sus salas a la audiencia global. Las instituciones culturales de todo el planeta han ido añadiendo recursos y contenidos digitales para expandir y enriquecer nuestro bagaje cultural.  Empezando por la plataforma Europeana  o MICHAEL , que dan acceso a las colecciones digitales de toda Europa, hasta las exposiciones e itinerarios que nos ofrecen museos singulares. Todas ellas son iniciativas que están creando un nuevo camino para adquirir conocimiento sobre el patrimonio cultural.

Es interesante destacar que gracias a Internet, ya no es necesario contar con grandes recursos financieros para viajar. Los proyectos, como Google World Wonders Project  y CyArk  proporcionan una nueva forma de trasladarse y conocer monumentos históricos sin salir de casa. La misión de estos proyectos es utilizar la tecnología para crear una biblioteca de acceso libre del patrimonio monumental mundial antes de que se pierda ante los desastres naturales, la agresión humana o devastado por el paso del tiempo.

Gracias a recursos como Google Earth  y Google Maps  diferentes grupos, minorías, colectivos pequeños y personas con discapacidades, pueden trasladarse a miles de kilómetros de distancia y descubrir  los monumentos más destacados del planeta. En Internet, con el uso de herramientas visuales y sistemas de navegación, como las vistas de Street View , las perspectivas panorámicas, las vistas virtuales de 360 grados , la visualización en 3 dimensiones , y con zoom, de las imágenes de alta resolución, se puede disfrutar de perspectivas y panoramas nunca vistos, descubrir el interior de los monumentos y acceder a espacios no visitables. Además, estos recursos ofrecen la oportunidad no solo de crear una experiencia propia sobre un monumento o sobre un lugar, sino compartirla con los demás a través de comentarios, videos e imágenes.

 

Monitorización en la Catedral de San Antolín de Palencia. fuente: Wikipedia.
Monitorización en la Catedral de San Antolín de Palencia. fuente: Wikipedia.

 

 

03PRESERVANDO Y FACILITANDO LA COMPRENSIÓN: MODELAR EDIFICIOS EN 3D

A lo largo del tiempo, a causa de múltiples factores, gran número de edificios históricos han sido modificados, transformados y destruidos. Las reconstrucciones 3D pueden resolver, en parte, problemas de aquellos monumentos con una biografía compleja. Gracias a las nuevas tecnologías gráficas se puede registrar y memorizar, digitalmente, el estado actual de los monumentos arquitectónicos y presentar las diferentes fases de la construcción del monumento, tanto online, como directamente en el interior del mismo. 

Aunque parece innovadora, la presentación de los edificios en 3D ha tenido una larga evolución histórica. Desde los métodos de fijación y reconstrucción gráfica, que nacieron en la antigüedad, esta técnica ha pasado a soluciones modernas que utilizan los programas de modelado en tres dimensiones (AutoCAD, Autodesk 3D Max, CATIA, ArchiCAD, y otros) para visualizar y crear modelos tridimensionales de los monumentos históricos.

El uso de las reconstrucciones 3D de monumentos no sólo permite visualizar el monumento patrimonial, sino también  realizar el análisis exhaustivo de su contexto histórico. Por esto, el diseño de los modelos virtuales de monumentos es un recurso valioso para el estudio del pasado.

La tecnología tridimensional ayuda a recrear monumentos singulares, grandes conjuntos monumentales y ciudades históricas enteras, recogiendo y organizando la información por épocas, períodos y estilos. Tales ‘manuales digitales’ sirven, por un lado, como un excelente material educativo que ayuda a los profesionales y aficionados estudiar a distancia la historia de los monumentos y, por otro lado, aumenta el interés por el patrimonio cultural para el público general.

En los últimos años han sido creados grandes laboratorios en los que los grupos de investigación se dedican al desarrollo de modelos tridimensionales de los edificios y monumentos históricos. A partir de los años 90, los modelos 3D para reconstrucciones históricas se utilizan con éxito en los proyectos europeos desarrollados en distintos países .

Desde el acceso libre a datos online sobre monumentos, hasta distintos recursos educativos, vídeos, juegos, aplicaciones para dispositivos, audiovisuales e interactivos creados para museos y sitios arqueológicos, son algunas de las múltiples maneras de cómo las reconstrucciones 3D pueden dar a conocer al público general como eran los monumentos. 

En conclusión, en este breve artículo hemos identificado los principales caminos del uso de las nuevas tecnologías para la conservación y la valorización del patrimonio. Parece evidente que la relación entre los edificios históricos y la tecnología cada vez será más cercana y dinámica. Los proyectos descritos presentan sólo una parte de las tendencias que están emergiendo en el mercado actual. (Como, por ejemplo, el uso de los smartphones, que han definido un nuevo campo de trabajo para los profesionales y necesitan un estudio aparte). 


Bibliografía

Ross Parry, Re-coding the Museum: Digital Heritage and the Technologies of Change (Routledge, 2007).

Ross Parry (ed.) Museums in a Digital Age. Leicester Readers in Museum Studies (Abingdon and New York: Routledge: 2010).